Si bien en una construcción los pilares y cimientos son la base arquitectónica, el árbol es la base arquitectónica de la Navidad.

Cuando hablamos de él, nos imaginamos el típico abeto, con sus luces, espumillón y adornos navideño. Pero ¿Cómo sería el árbol perfecto desde un punto de vista arquitectónico? Cada arquitecto tiene su visión, y hoy nuestra misión es enseñaros una pequeña muestra de esta.

Un árbol de trineos

Los diseñadores húngaros de Hello Wood quisieron ofrecernos una visión muy distinta de la tradicional versión del árbol de Navidad en 2013. Se construyó con 365 trineos de madera con una base de 4,5 toneladas de acero, formando una forma cónica. Estos trineo fueron donados tras su desmantelamiento a niños sin recursos.

Los árboles helados

En 2011 la firma Like Architecs, en Lisboa, diseño una instalación de 30 árboles «helados» para la iluminación navideña de la plaza de Rossio. Este conjunto de cilindros, formaba un paisaje iluminado y helado que afectaba y alteraba el camino de los visitantes invitándoles a vivir una nueva experiencia espacial.

Fueron construidos con dispensadores de bolsas de plástico de Ikea, sacando de contexto este cotidiano objeto. Alcanzaban los 3,6 metros y distintos diámetros. Eran sostenibles y autosuficientes. Su iluminación esta basado en un sistema LED monocromático de bajo consumo de energía y capaz de adaptarse al nivel de intensidad lumínica necesaria.

El árbol de encaje de bolillo

El Studio Roso para Victoria and Albert Museum en Londres, 2011, crearon un árbol de Navidad compuesto por 5.300 metros de cordel que alcanzaba los 4 metros de altura. Formaban formas geométricas que hacían referencias a los adornos tradicionales navideños y estructuras cristalinas de copos de nieve. Estaba inspirado en el encaje de bolillo, una técnica que tradicionalmente se utilizaba para la decoración navideña.

El árbol de troncos

Finalizamos con quien empezábamos el blog. El estudio de Hello Wood volvió a sorprender en 2014, pero esta vez usaron troncos serrados.

La estructura, que se construyó en un día, tenía una capilla en su interior donde la gente podía entrar y evadirse de la ciudad. Esta creación representaba según sus creadores  “la importancia de la comunidad y la conciencia social; no sólo porque la gente se reúne tradicionalmente alrededor del árbol para celebrar la Navidad, sino también porque en Navidad es importante pensar en las miles de familias húngaras que tienen problemas con la calefacción durante el invierno”. Tras ser desmontado, los troncos fueron donados a familias necesitadas.

Abrir chat
¡Hola! ¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Nuestro horario comercial es de 8.00h-18.30h.
¡Te atenderemos enseguida!